Cae un peligroso pederasta en Sant Pere de Ribes por agredir a al menos seis menores de su entorno

La Policía Nacional detuvo a un presunto pederasta peligroso en Sant Pere de Ribes (Barcelona) después de que la policía australiana detectara imágenes suyas en internet  / CNP
photo_camera La Policía Nacional detuvo a un presunto pederasta peligroso en Sant Pere de Ribes (Barcelona) después de que la policía australiana detectara imágenes suyas en internet / CNP

La policía australiana detectó los vídeos y comprobó que su emisor se encontraba en España. Una ardua investigación de la Policía ha permitido detener al presunto autor y localizar a las al menos seis víctimas 

La Policía Nacional detiene en Sant Pere de Ribes (Barcelona) a un hombre boliviano de 42 años sospechoso de ser un peligroso pederasta. Según la información que maneja la Policía, el ahora detenido agredió sexualmente a al menos seis menores de entre 3 y 10 años, todos ellos de su entorno más cercano. Este hombre – que ya se encuentra en prisión preventiva – grababa las agresiones con su teléfono, ocultando siempre su rostro, y luego las subía a diferentes foros de la Dark Web, donde los consumían pedófilos de todo el mundo.

Según han informado a este medio fuentes policiales, fue la policía de Queensland (Australia) la que detectó la circulación de estos vídeos con contenido extremadamente sensible. La investigación inicial permitió ubicar el lugar de emisión de estos vídeos: España. A partir de ahí, la policía australiana, a través de los enlaces del Grupo de Delitos contra Menores de Interpol, contactó con el Cuerpo Nacional de Policía, que se hizo cargo de las siguientes diligencias.

Una ardua investigación para identificar y localizar al autor

Cuando los investigadores españoles vieron los vídeos pudieron determinar que el pederasta se ubicaba en Barcelona o alrededores, derivando, así, el caso al grupo especializado en pornografía infantil de la Policía Judicial de la Policía Nacional en Barcelona. El trabajo conjunto permitió avanzar en la investigación y localizar al presunto autor en la localidad de Sant Pere de Ribes.

Así pues, tras analizar los comportamientos y escenarios de los archivos investigados, quedó acreditado que habían sido grabados en nuestro país por una persona de habla española con modismos característicos. Además, gracias a una de las fotografías, en la que aparecía parcialmente el exterior a través de una ventana, pudieron determinar el punto geográfico exacto donde había sido tomada, así como el apartamento desde el que se había realizado, resultando estar ubicado en el partido judicial de Vilanova i la Geltrú (Barcelona).

Sin embargo, la investigación no ha sido tarea fácil. Según la nota ofrecida por la Policía, el pederasta había adoptado muchas medidas de seguridad para evitar ser reconocido. Por eso, los agente tuvieron que recurrir a herramientas de rastreo de fuentes abiertas, a técnicas de reconocimiento de imagen e inteligencia policial para poder constatar la identidad de un presunto autor de los hechos. Con la comprobación, el pasado 11 de enero se autorizó la entrada y registro para proceder a su detención.

Todas las víctimas son de su entorno más cercano

El registro acreditó que uno de los lugares de la comisión de los hechos era esa misma vivienda, así como otro domicilio situado en un pueblo cercano en el que residió en el pasado.

Los agentes localizaron nuevas imágenes de menores, todos ellos varones, y consiguieron individualizarlos. En este sentido, hasta el momento han podido identificar a seis víctimas; dos de ellas tenían 3 y 7 años cuando fueron agredidas sexualmente; una tercera, de edad similar, sufrió diversos tocamientos; otras dos, de entre 8 y 10 años, fueron fotografiadas desnudas; y la última fue identificada como víctima de agresión sexual, si bien no se han localizado filmaciones hasta ahora.

La investigación sigue en marcha

Los agentes también encontraron abundantes rastros de haber accedido a la Dark Web, incluidos numerosos enlaces a foros secretos y mucha pornografía infantil poco conocida descargada de esos lugares. Fruto del registro intervinieron cuatro discos duros, tres tarjetas de memoria, un teléfono móvil y una cámara de acción.

El detenido quedó detenido el día 11 de enero y dos días después, el 13, declaró ante la juez, que decretó su ingreso en prisión preventiva. Aun así, la investigación sigue abierta por haber detectado los agentes que el investigado fue monitor de menores en diferentes clubes de fútbol de la zona. Por este motivo, no se descarta la aparición de nuevas víctimas.

Comentarios