Crimen Pontons: el ADN confirma que la mujer enterrada y descuartizada era la pareja del detenido

El Laboratorio Central del Servicio de Criminalística de la Guardia Civil se ha hecho cargo de los análisis   / 
 eltaquigrafo.com
photo_camera El Laboratorio Central del Servicio de Criminalística de la Guardia Civil se ha hecho cargo de los análisis / eltaquigrafo.com

Se confirman que los restos hallados eran de Ruth P., desaparecida desde el verano de 2021, cuando se cree que Ferrandis, que se encuentra en prisión preventiva desde el pasado 5 de enero de 2023, la mató

Novedades significativas en el avance de la investigación del ‘crimen de Pontons’: tras varias semanas esperando los resultados de las pruebas forenses, el ADN extraído del cuerpo de la víctima coincide con el de Ruth P., la vecina de Barcelona de 42 años, pareja de Jorge Ferrandis, el detenido por presuntamente matarla, descuartizarla y enterrarla en un finca de Pontons (Barcelona).

Han sido agentes del Laboratorio Central del Servicio de Criminalística de la Guardia Civil quienes se han hecho cargo del análisis y quienes han dado a conocer los resultados este martes. Así, se confirman las sospechas de los investigadores de la Unidad Orgánica de Policía Judicial de Barcelona, que temían que los restos hallados eran de Ruth P., desaparecida desde el verano de 2021, cuando se cree que Ferrandis, que se encuentra en prisión preventiva desde el pasado 5 de enero de 2023, la mató.

En busca de más restos biológicos

Según informa este martes la Guardia Civil, la investigación continúa abierta para el total esclarecimiento de este asesinato, que se habría cometido en el verano de 2021 en uno de los dos pisos que la pareja compartía en la Barcelona, y que era propiedad del hombre arrestado.

Los dos inmuebles fueron registrados por agentes de la Benemérita. Incluso, en el caso del bajo de la calle Castillejos, fueron agentes del Laboratorio Central quienes se trasladaron desde Madrid para llevar a cabo la inspección ocular. Aunque todavía no se sabe con exactitud dónde se cometió el crimen, los investigadores no tienen dudas de que fue en uno de estos dos inmuebles.

Tras asesinarla y descuartizar su cuerpo, Ferrandis congeló su cuerpo durante meses hasta que en octubre de 2022 lo enterró en la finca que Pontons que había comprado.

Los agentes del SEPRONA fueron los primeros en llegar

Fueron los movimientos de tierra lo que alertaron a un vecino de esta población, que avisó a los agentes del Servicio de Protección de la Naturaleza (SEPRONA) de la Guardia Civil, al creer que estaba cometiendo una irregularidad medioambiental.

Los agentes del SEPRONA, atendiendo a la petición de este vecino acudieron rápidamente hasta el terreno señalado. Un vez ahí dedujeron que aquella fosa podría esconder algún delito contra la integridad de alguna persona y, por eso, derivaron el caso a la Policía Judicial.

Los agentes de la Policía Judicial cogieron las riendas de la investigación en noviembre de 2021: primero localizaron al propietario de la finca, un actor venido a menos conocido como Jorge Ferrandis. A continuación, empezaron a investigar a su entorno y descubrieron que tenía alguna relación con una mujer. Entonces el objetivo de la Benemérita fue localizarla, pero no daba señales de vida desde el verano de 2021“La mujer había desaparecido, pero nadie había denunciado su desaparición. No daba señales de vida desde hacía meses y fue entonces que los investigadores creyeron que en la fosa de Pontons podría estar escondido su cuerpo”.

Así pues, después de meses tratando de montar un puzle en el que faltaban muchas piezas, se pidió a la autoridad judicial de Vilafranca del Penedès la autorización para entrar en la finca y descubrir qué se escondía bajo esa chapucera excavación. Ahí encontraron las bolsas con los restos.

“Tan solo” la ayudó a suicidarse

Tras su detención, Ferrandis se hundió y confesó los hechos, aunque con el matiz de que solo ayudó a la mujer a suicidarse. De hecho, como pudo saber eltaquigrafo.com, ante el Juzgado de Instrucción 4 de Vilafranca del Penedès el detenido llegó a asegurar que compró una ballesta para que ella pudiera suicidarse.

Tras los hechos, y como pudo saber eltaquigrafo.com, el detenido se hizo pasar por su pareja durante varios meses para no levantar sospechas. De este modo, Ferrandis actúo en los perfiles sociales de su supuesta pareja como si fuese ella. Sin embargo, luego, nadie denunció su desaparición y nadie la buscaba.

Comentarios