Caso Alves: Cristóbal Martell duda de lo que sucedió en el baño de Sutton

El abogado de Dani Alves, Cristóbal Martell, se aferra a las imágenes de las cámaras de seguridad de Sutton   / 
 eltaquigrafo
photo_camera El abogado de Dani Alves, Cristóbal Martell, se aferra a las imágenes de las cámaras de seguridad de Sutton / eltaquigrafo

Esta redacción ha tenido acceso al contenido explícito del recurso de apelación que la defensa de Dani Alves ha entregado a los juzgados para lograr su excarcelación: Martell, a pesar de la investigación policial, pone en duda los hechos

El abogado de Dani Alves, Cristóbal Martell, ya ha movido ficha. El prestigioso penalista hizo entrega este lunes, a través de su procuradora, del recurso de apelación contra el auto de prisión, dictado el pasado 20 de enero por la juez de Instrucción 15 de Barcelona. Ni Martell, ni su equipo de abogados, consideran “el partido perdido” y apuestan por la inocencia del jugador. Para ello se aferran a las imágenes de las cámaras de videovigilancia de la discoteca Sutton de Barcelona – donde sucedieron los hechos -. Según recurso, a cuyo contenido ha tenido acceso ELTAQUIGRAFO.COM, la víctima accedió al baño del reservado dos minutos después de que Dani Alves entrara.

Así lo detalla en el documento que entregó la defensa del jugador y con el que se espera conseguir la libertad provisional del futbolista a cambio de la adopción de medidas cautelares menos restrictivas como la obligatoriedad de comparecer en el juzgado, el pago de una fianza o la prohibición de acercarse a la víctima a una distancia inferior a los 500 metros. Para ello, el letrado propone incluso la instalación de una pulsera telemática de localización a los fines de poder geolocalizar y monitorizar en tiempo real la posición de D. Daniel Alves da Silva”.

Los vídeos hacen dudar a Martell de lo que sucedió en el baño

Al margen de todos los razonamientos jurídicos que el letrado expone para asegurar la permanencia de Dani Alves en España durante el tiempo que dure la instrucción, así como su arraigo en Barcelona o su comparecencia voluntaria el día que quedó detenido; Martell se centra en las imágenes de la discoteca para justificar la inocencia del jugador y “evidenciar ciertas debilidades en la prueba de cargo”. A lo que añade que, tras el visionado de dicha filmación, se pone en severa cuarentena o duda valorativa, algunas afirmaciones fácticas, elevadas casi a categoría de hecho probado, y que se revelan como inconsistentes por inexactas”.

Con ello se refiere, de forma concreta, a que el vídeo revela como la llegada de la víctima a la zona VIP es a las 3:20 horas y durante “20 largo minutos” se puede observar a un grupo de cinco personas (la víctima, su prima y una amiga, junto con Alves y su amigo) “departiendo de un modo lúdico y festivo […] que dista mucho en ser un contexto y escenario de intimidación ambiental”.

La víctima entró al baño dos minutos después

A continuación, según el recurso firmado por Martell y Miraida Wilson, y en relación con la afirmación de que Dani Alves cerró la puerta, la defensa puntualiza que se observa como a las 3:42h el jugador se dirige hacia la puerta de el baño y, a los dos minutos, a las 3:44h, la denunciante tras estar durante ese tiempo hablando con sus dos amigas y un camarero, se dirige a esa puerta y entra sin que Dani Alves le franquee el paso o abra la puerta”.

Para la defensa del exazulgrana “las imágenes hablan por si solas”. Enfatizando que ese era “el momento previo al encuentro sexual en el diminuto cubículo o baño en que entró primero uno y luego la otra”. Según el recurso de Martell y Wilson la víctima describe lo vivido como “un clima de terror, pavor o microcosmos de dominación”, escenario – se lee – “que las imágenes desmienten del modo más radical”.

Alves dice que quiso proteger su matrimonio

Paralelamente, según declaraciones del prestigioso abogado, Dani Alves ha negado ser un violador y le admitió, en su primer encuentro en prisión, que mantuvo relaciones sexuales consentidas con la víctima. El jugador le confesó que si no lo reconoció antes fue para proteger a su matrimonio y evitar una crisis con su pareja. En este sentido, Martell, a pesar de los muchos indicios incriminatorios, confía en que su cliente no es un violador y hará todo lo posible para demostrarlo.  

Nada que ver con el relato de la víctima, que mantiene que Alves la insultó, la golpeó y la violó hasta que eyaculó, en una agresión que se prolongó durante más de 15 minutos en el baño de la zona VIP de Sutton. 

Comentarios