REPORTAJE EN EXCLUSIVA

La historia de un hombre acusado de narcotráfico: "he sido engañado"

Al acusado se le atribuye su presunto participación con la llegada de contenedores con droga al Puerto de Barcelona  /  Archivo
photo_camera Al acusado se le atribuye su presunta participación con la llegada de contenedores con droga al Puerto de Barcelona / Archivo
C.F. lleva 2 años y 7 meses en prisión provisional, acusado de narcotráfico. Él insiste desde su celda de Brians 1 que no sabía nada, que fue engañado. Aunque existen pruebas de ello, la juez lo mantiene en prisión. A continuación... su historia: 

¿Qué es lo que sucede cuando, tras años trabajando para una empresa, asistiendo la gestión logística de unos envíos supuestamente de bloques de hormigón, te enteras de que en realidad has estado colaborando con una red de narcotraficantes? Pues lo que sucede es que tu vida se desmorona. Este es el caso de C.F., un hombre hispano-mexicano, de 62 años, en prisión provisional desde hace dos años y medio, acusado de liderar desde Barcelona una red de tráfico internacional de metanfetamina con vínculos con el temido cartel mexicano de Beltrán Leyva.

Sin embargo, existen pruebas, aportadas por los cuerpos policiales que investigan esta trama, que demostrarían que se trata de una víctima más, estafado por sus propios colaboradores mexicanos, bajo el conocido método del ‘gancho ciego’. “C.F. no sabía nada de la droga” se puede leer en las conclusiones que presenta la Guardia Civil. A pesar de ello, el Juzgado de Instrucción 4 de Sant Boi (Barcelona) opina que “es interpretable” y lo mantiene en prisión, asegura, “por falta de arraigo” y “riesgo de fuga”.

¿Cuál es el origen de todo esto?

Su historia se remonta al año 2007. C.F. es de origen mexicano, pero vive en España desde los 4 años. Él y su mujer solían viajar cada verano a su país natal para visitar amigos, familiares y disfrutar de las playas de Riviera Maya. Fue precisamente en uno de esos hoteles “todo incluido” que conoció a un hombre. Hicieron buenas migas y el recién conocido le propuso de participar como “representante fiscal” en España de su empresa ‘Magniexport’.

Los contenedores llegaban en grandes navieras al Puerto de Barcelona y, a continuación, se trasladaban hasta un almacén a la espera de que desde ‘Magniexport’ le dieran indicaciones de a dónde enviar los bloques de hormigón. Fin de la gestión.

Esta empresa supuestamente exportaba bloques de hormigón a Europa y el trabajo de C.F. consistía únicamente en recibir los contenedores con la mercancía y reenviarlos al punto que desde la empresa madre le solicitaran. Solía ser Talavera de la Reina, Valencia, Bilbao y, en ocasiones puntuales, Holanda. Los contenedores llegaban en grandes navieras al Puerto de Barcelona, donde ocasionalmente eran revisados por la Guardia Civil, aunque nunca entregaron actas de dichas inspecciones. A continuación, se trasladaban hasta un almacén a la espera de que desde ‘Magniexport’ le dieran indicaciones de a dónde enviar los bloques de hormigón. Fin de la gestión.

El origen de la investigación y la comisión de Holanda

A pesar de los múltiples errores que obran en las diligencias de su causa, C.F. nunca fue el administrador de la empresa, tampoco el receptor final o importador. Solo era un mero intermediario. De hecho, con la voluntad de tener este trabajo bien regularizado y pagar los impuestos que correspondían, en 2016, formalizó dicha actividad ante la Agencia Tributaria. Desde entonces aparece oficialmente como “representante fiscal” de ‘Magniexport’ en España. Y es que al tratarse de una compañía extranjera no pudo inscribirse en el Registro Mercantil, aunque en la instrucción se diga que aparece como tal. Un año después empezó la investigación.

Por lo que ha podido deducir la defensa de C.F., la investigación se inició en 2017. Sin embargo, no constan diligencias hasta el año 2019, cuando llega por primera vez una comisión rogatoria de las autoridades de Holanda, solicitando diligencias en relación con los contenedores de ‘Magniexport’. Como consta en dichas diligencias, a las que ha tenido acceso eltaquigrafo.com, las autoridades de los Países Bajos hallaron ese año un contenedor de ‘Magniexport’ con 2.500kg de metanfetaminas.

La investigación se inició en 2017. Sin embargo, no constan diligencias hasta el año 2019, cuando llega por primera vez una comisión rogatoria de las autoridades de Holanda, solicitando diligencias en relación con los contenedores de ‘Magniexport’.

Inspecciones, seguimientos y la detención  

A partir de ese momento, la Guardia Civil fue inspeccionando uno por uno todos los contenedores que llegaban al Puerto de Barcelona con origen la compañía mexicana. El resultado de todas las revisiones fue negativo. Aun así, una vez balizaron un camión para conocer dónde viaja la mercancía después de llegar a Barcelona. Resultó que los bloques llegaron a una nave industrial de una empresa llamada ALUTEC, ubicada en Chapinería (Madrid). Sin embargo, ni los investigadores del Instituto Armado ni los de la Policía Nacional realizaron otras diligencias en relación a los destinatarios finales de la mercancía hasta el 2021, un año después de la detención de C.F.

Finalmente, el 3 de abril de 2020, llegan otros dos contenedores de ‘Magniexport’ al Puerto de Barcelona. Tras el aviso de Vigilancia Aduanera, los agentes investigadores de la Guardia Civil y la Policía Nacional se personaron hasta el almacén de Sant Boi donde descansaba la mercancía hasta ser reenviada. Empezaron la inspección, hallando en el interior de los bloques de hormigón hasta 741 paquetes, positivos en cocaína y metanfetaminas. Tres días después C.F. quedó detenido, acusado de presuntos delitos contra la salud pública y pertenencia a organización criminal.

Imagen de los ladrillos llenos de droga que aparece en las diligencias de la causa  /  eltaquigrafo.com
Imagen de los ladrillos llenos de droga que aparece en las diligencias de la causa / eltaquigrafo.com

Trabajó para ellos al margen de la realidad

Ahora, después de dos años y siete meses está convencido de que desde ‘Magniexport’ le manipularon, pero en un primero momento pensó que ellos también eran víctimas.

De este modo, C.F. se vio en el vértice de una trama de narcos con cárteles de México y diligencias en Holanda. Poco a poco, pues el caso estuvo un año bajo secreto de sumario, C.F. se ha podido hacer una idea de los delitos de los que se le acusa. Sin embargo, desconoce los detalles de la causa, ni qué relación tienen los dos países extranjeros. Ahora, después de dos años y siete meses está convencido de que desde ‘Magniexport’ le manipularon, pero en un primero momento pensó que ellos también eran víctimas. No obstante, cada vez queda más constatado que movían toda la droga desde México y él, como “gancho ciego”, trabajó para ellos al margen de la realidad.

La magistrada no sé cree que una trama como la que están investigando no tuviese a nadie de confianza en España, donde entraba la droga después de cruzar el Atlántico. Sin embargo, fuentes cercanas al caso insisten en dos puntos: en que no se ha investigado lo suficiente a los receptores finales de estos bloques de hormigón, pues el único que está en prisión en España era un mero intermediario; y, por otro lado, en que la propia Guardia Civil concluyó que C.F. no sabía nada.

“Presunción de culpabilidad”

Hasta en cinco ocasiones la defensa de C.F. ha pedido su libertad provisional con medidas cautelares. La última, el pasado mes de abril de 2022. Todas han sido denegadas. Su origen mexicano, aunque apenas tiene vínculos con su país natal le mantiene en prisión. “Falta de arraigo” mantiene la jueza. Su familia, sus amigos y sus excompañeros de trabajo, pues C.F. se jubiló meses antes de su detención, no sirven para justificar su arraigo. Tampoco las conclusiones de la Guardia Civil.

En prisión sufrió el covid y estuvo 34 días en su celda de la prisión de Brians 1 (Sant Esteve Sesrovires, Barcelona) sin poder salir. Ahora, además, se ha prorrogado la instrucción durante seis meses más. Vuelven a declarar aquellos que ya lo hicieron en sede policial. Mientras, C.F. ya no sabe como chitar que es inocente. Cree que lo suyo es directamente… “presunción de culpabilidad”.

Comentarios