Jesús G. O., el falso vigilante de seguridad que también fingió ser médico

Es un estafador reincidente que ya se ha hecho pasar por médico, enfermero, incluso bombero, antes de su última detención  /  eltaquigrafo.com
photo_camera Es un estafador reincidente que ya se ha hecho pasar por médico, enfermero, incluso bombero, antes de su última detención / eltaquigrafo.com
Se trata de Jesús Giménez Oliva, un joven de 23 años, un estafador multirreincidente que ya fue detenido en abril de 2020 después de hacerse pasar por doctor en el hospital de Martorell, en plena pandemia, y firmar el certificado de defunción de un paciente

Ni médico, ni vigilante de seguridad. Jesús Giménez Oliva es un estafador. Este joven de 23 años no sólo se hizo pasar por doctor en plena pandemia, sino que, además, vendía todo tipo de documentación y titulación médica falsificada a través de Internet. Entró en prisión en abril de 2020 cuando fue descubierto por los responsables del Hospital Sant Joan de Déu de Martorell, que comprobaron, días después de la contratación, que su titulación era fraudulenta.

Ahora ha vuelto a ser detenido por agentes de la Policía Nacional. En esta ocasión, Giménez Oliva se hacía pasar por vigilante de seguridad, mientras gozaba de su libertad provisional.

Es un estafador multirreincidente

Este estafador multirreincidente pidió su puesta en libertad alegando problemas psicológicos y la necesidad de estar cerca de su familia. Aunque la acusación particular, ejercida por el letrado Borja Hernández Meca – en defensa de los derechos de la familia de un paciente que murió figurando la firma de Jesús G. en el certificado de defunción – se opuso, finalmente el Juzgado de Instrucción 5 de Martorell accedió a dejarlo en libertad con medidas cautelares, a petición del Ministerio Fiscal.

Cabe recordar, que un primer momento, Jesús Giménez fue acusado de los delitos de homicidio involuntario y lesiones. La acusación entendía que a raíz su nula experiencia como doctor, un paciente del hospital de Martorell (José de 83 años) había fallecido y que, además su firma constaba en el certificado de defunción. Sin embargo, el juez instructor desechó dicha acusación y mantuvo tan solo los delitos que tenían que ver con falsificación documental.

Y, a pesar de todo, salió en libertad

Su listado de antecedentes engrosó las motivaciones de permanecer en prisión provisional, incluso la Audiencia de Barcelona ratificó dicha medida. Pero el hecho de que el juez instructor mantuviese tan sólo los delitos menores motivó al Ministerio Fiscal a solicitar su libertad. Y, contra todo pronóstico, el juez instructor de Martorell aceptó la petición del fiscal, imponiendo como medidas cautelares comparecencias semanalesretirada del pasaporte y prohibición de salida del territorio nacional.  Jesús Giménez Oliva salió en libertad provisional en noviembre de 2020, tras ocho meses entre rejas.

Recientemente, la Policía Nacional lo ha detenido por hacerse pasar por vigilante de seguridad, trabajando en varias estaciones de tren. El joven, según aseguran los investigadores, falsificó su tarjeta de acreditación profesional, ya que nunca superó los exámenes del proceso que selectivo obligatorios para obtener la certificación como vigilante homologado. Pero, como ya informó eltaquigrafo.com, ésta no sería la primera vez que Jesús G. falsifica documentación oficial para ejercer un oficio del que no está capacitado. De hecho, antes de estafar al Hospital de Martorell ya tenía antecedentes por hacerse pasar por enfermero en varias clínicas de Barcelona o, incluso, por bombero.

Cuando le pillaban o se le acababan las excusas para presentar su titulación oficial, Jesús J.O. desaparecía del mapa y quienes le habían contratado —hospitales, centros de salud y/o residencias entre otros— jamás volvían a saber de él. Buscaba, entonces, otro centro donde operar, y vuelta a empezar. Con el desbordamiento que generó la pandemia, le pilló el gusto a hacerse pasar por médico, viendo la oportunidad el de sacarle el máximo rendimiento a su ‘profesión’, explican fuentes cercanas a la investigación judicial de Martorell.

Pillado en un control rutinario

El joven había falsificado una Tarjeta de Identidad Profesional (TIP), necesaria para trabajar como vigilante de seguridad. También logró pasar el filtro de la empresa contratadora, pero lo descubrieron en un control rutinario que desarrolla la Policía Nacional con esas compañías de servicios de seguridad.

Jesús Giménez, vecino de Terrassa (Barcelona), había cambiado su nombre y el peinado, por lo que la Policía Nacional ha apodado al joven como 'Mortadelo', por su capacidad para cambiar de identidad, aunque los agentes al final pudieron comprobar el fraude por los certificados ilegales.

Comentarios