Las víctimas del ‘pistolero de Tarragona’: “hoy el Estado de Derecho en España es un poco más débil”

Marin Eugen Sabau, el pistolero de Tarragona  /  Archivo
photo_camera Marin Eugen Sabau, el pistolero de Tarragona / Archivo
Desde el sindicato USPAC, en representación de los agentes de los Mossos heridos, ha lanzado un comunicado lamentando la actuación de la justicia y denunciando el desamparado que sienten las víctimas

Tras meses de debate jurídico, este martes 23 de agosto Marin Eugen Sabau, conocido por ser ‘el pistolero de Tarragona’, ha recibido la eutanasia. Por primera vez desde que se regularizó la ley para poder aplicar la muerte asistida, el solicitante ha sido una persona involucrada en un procedimiento penal, acusado de cinco tentativas de homicidio. Esta circunstancia abrió un debate jurídico sin precedentes que ha enfrentado a las víctimas con la justicia.

El caso ha llegado, incluso, al Tribunal Europeo de Derechos Humanos que, a menos de 24 horas de practicarle la eutanasia, respondió en la misma línea que la juez instructora, la Audiencia de Tarragona y el Constitucional: “este derecho prevalece por encima de cualquier otro procedimiento judicial que avale o justifique su eventual interrupción”.

La víctimas se sienten decepcionadas con la justicia

Sin embargo, esta justificación no ha convencido a los letrados y portavoces de las víctimas que se han mantenido firmes en sus recursos hasta el último momento. Según Albert Palacio, portavoz del sindicato de Mossos d’Esquadra USPAC, en representación a los dos agentes que quedaron heridos en el trascurso de la huida del pistolero, “no existe jurisprudencia sobre esto ni en Catalunya, ni en España, ni en Europa”, por eso no entienden como ni el Constitucional, ni la justicia europea no han aceptado el caso a trámite, sin ni siquiera abrir un debate sobre ello.

Para las víctimas, asegura Palacio, ha habido tiempo suficiente en ocho meses para celebrar el juicio y declararlo culpable antes de practicarle la eutanasia. De hecho, insiste el portavoz, “nosotros no estábamos en contra de la eutanasia, siempre y cuando se practicase tras el juicio”.

¿En qué lugar quedan ahora las víctimas?

Palacio desconoce cuál será el procedimiento que deberán seguir las tres personas heridas en las oficinas de Securitas Tarragona, donde había trabajado el pistolero, pero ha explicado en qué situación se encuentran los Mossos d’Esquadra heridos. “USPAC creó jurisprudencia en agosto de 2020 con una sentencia que emitió el Tribunal Supremo donde se reconocía que la administración debe hacerse cargo de forma subsidiaria de los gastos derivados de las lesiones producidas a los agentes cuando los acusados o sospechosos morían, desaparecían o estaban arruinados”.

Pero ¿qué sucede en realidad? “La realidad – ha lamentado Palacio – como se ha visto en los casos de los compañeros que abatieron a los terroristas del 17-A en Cambrils y Subirats, es que el Departamento de Interior se niega a indemnizar a los agentes”. En este sentido, los servicios jurídicos de USPAC ya han presentado varios contenciosos para recibir las indemnizaciones. “Sabemos que terminaremos ganando, pero es un proceso que se va a alargar mucho en el tiempo” ha denunciado el portavoz.

Cinco tentativas de homicidio

Con todo, cabe recordar que el pasado 14 de diciembre Marin Eugen Sabau, de 46 años, hirió con arma de fuego a tres excompañeros de la empresa Securitas y a dos agentes de los Mossos d’Esquadra, uno de ellos también por el impacto de una bala. Tras ello, se atrincheró, armada y con varios chalecos antibalas, en una casa abandonada de la localidad de Riudoms (Tarragona) hasta que los agentes del Grupo Especial de Intervención (GEI) de los Mossos le abatieron después de una negociación fallida y varios tiros cruzados.

En el trascurso de este dispositivo, ‘el pistolero de Tarragona’ quedó herido, derivando en una lesión medular irreversible que ha justificado la solicitud de la eutanasia. Tras la detención, Sabau ingresó en el Hospital Penitenciario de Terrassa, donde ha permanecido ingresado hasta esta martes, que ha recibido la muerte asistida.

Comentarios