La primera víctima de la ‘manada de Castelldefels’ ratifica ante la juez que fue violada

Juzgados de Gavà / Europa Press
photo_camera Juzgados de Gavà / Europa Press

Según la joven, los audios que ella envió a uno de los miembros no autorizaban a violarla como lo hicieron y, mucho menos, a grabarla, a lo que ella se había negado desde el principio

La primera de las mujeres que interpuso una denuncia contra algunos de los miembros del ‘K-Team’ (como se llamaba el grupo de WhatsApp donde estaban, entre otros, los cinco detenidos de la bautizada ‘manada de Castelldefels’) volvió a prestar declaración ante el Juzgado de Instrucción 5 de Gavà (Barcelona). Lo hizo a petición de la defensa de uno de los acusados, Juan José M., que se encuentra en prisión provisional, como el resto de los miembros del grupo. Según la abogada defensora de Juan José, Beatriz Uriarte, solicitaron la declaración de la víctima "porque en un primer momento no habíamos podido preguntar".

De este modo, la víctima volvió a declarar en sede judicial este miércoles, donde ratificó su denuncia, asegurando que en el último de los encuentros que mantuvo con los detenidos, fue violada por turnos por tres de ellos. A lo que añadió que los audios que ella envió a uno de los miembros no autorizaban a violarla como lo hicieron y, mucho menos, a grabarla, a lo que ella se había negado desde el principio.

Violada por tres de los miembros

Por su lado, Beatriz Uriarte, a la salida de los juzgados, manifestó ante los medios de comunicación que en la declaración de la víctima hubo "algunas incoherencias" y defendió la inocencia de su cliente.

Según fuentes cercanas al acusado, los miembros de ‘la manda de Castelldefels’ mantuvieron tres encuentros con esta primera víctima: el primero, en un hotel de Barcelona donde no participó Juan José M.; otro en la casa de ‘el cubano’, donde el acusado y la víctima mantuvieron relaciones sexuales consentidas; y, un tercer encuentro, de nuevo en casa de ‘el cubano’, en el que ella aceptó tener relaciones con dos de los acusados, pero no con un tercero, y de ahí la denuncia por violación. En esa última ocasión Juan José ya se habría marchado de la casa, siempre según fuentes cercanas al detenido.

Paralelamente, las defensas también han solicitado que las otras dos víctimas, así como los cinco acusados, vuelvan a declarar ante la juez.

Los mensajes clave de su grupo de WhatsApp

Con todo, cabe recordar, en el auto de entrada en prisión, la jueza de Gavà consideraba que los acusados habían "normalizado" sus prácticas, "menospreciando a las mujeres", hasta el punto de que las comentaban, a veces de forma jocosa, en mensajes y audios en el chat de WhatsApp que compartían, lo que se ha convertido en una de las principales pruebas en su contra.

"Te pueden buscar la ruina por un polvo que no vale la pena. ¿Pero no dice nada de violación ni nada, no? Esa palabra da miedo, sabes cómo están las cosas. Una violación sería ir por la calle, pillar a una tía, atarla y eso. Igual ella dijo que no quería hacer de todo y lo hicimos, es diferente", comentó uno de los acusados en el chat el 25 de noviembre de 2021.

Éste no es el único mensaje en el que expresaban sus temores por las consecuencias de sus actos: "Como alguna la líe y se ponga nerviosa y no diga la verdad, nos vamos todos a la cárcel", afirmó otro de los acusados unos días después. Paralelamente, otros mensajes de texto o audios revelan el tono festivo con que los acusados se referían a las víctimas: "Desde cuándo una tía es solo para uno", "la chica va muy borracha, se aproxima trío" o "a la chavala esa la hemos destrozado, le hemos dado en el DNI".

Por todo ello, la jueza acordó el pasado 21 de noviembre el ingreso en prisión sin fianza de los cinco detenidos, a los que por el momento se acusa de cinco delitos de agresión sexual y otros tres de abuso o agresión sexual a tres chicas, ante la convicción de que actuaron como un "grupo organizado" para someter a jóvenes "actos de depredación sexual". Tampoco se descarta que existan más víctimas.

Comentarios