El puerto de Valencia, en el punto de mira de la Fiscalía Antidroga

Barco mercante atracando en el puerto de Valencia / Archivo
photo_camera Barco mercante atracando en el puerto de Valencia / Archivo

Solo en 2022, las autoridades incautaron 26 contenedores con más de 11.500 kilogramos de cocaína en el puerto valenciano, considerado el más grande del Mediterráneo y el tercero de Europa por detrás de Amberes y Rotterdam

La Fiscalía Antidroga ha puesto el foco en el puerto de Valencia como “uno de los puntos más calientes” de la entrada de estupefacientes en Europa después de que, solo en 2022, las autoridades incautasen 26 contenedores con más de 11.500 kilogramos de cocaína, cifra que supone un incremento de 9.000 kilos con respecto a los alijos recuperados el año anterior.

Aunque si bien es cierto que los puertos, en general, son puertas de entrada de todo tipo de drogas y objetos ilícitos, en la actualidad el puerto valenciano encabeza la lista de incautaciones, después de superar al de Algeciras (Cádiz).

El tercer puerto más grande de Europa

En este sentido, fuentes del Ministerio Público explican que el de la capital valenciana es el puerto comercial más grande del Mediterráneo, el tercero de Europa, y se encuentra solo por detrás de los de Amberes y el de Rotterdam en cantidades de droga recibida. La droga llega en contenedores, difíciles de controlar. De hecho, fuentes policiales han asegurado a eltaquigrafo.com que solo se recupera el 2% de los alijos que llegan escondidos en contenedores.

Equipos conjuntos de trabajo

Para mejorar la investigación, la Fiscalía Antidroga trabaja en un refuerzo de la cooperación internacional: no sólo con países de la Unión Europea, sino también con los países latinoamericanos. La fiscal jefe de Antidroga, Rosa Ana Morán, se ha reunido con el fiscal general de Colombia, con quien ha acordado la creación de equipos conjuntos de investigación.

Por otro lado, desde la Fiscalía estudian proponer la penalización del transporte de gasolina para evitar que el combustible sea utilizado para nutrir vehículos usados en el transporte de droga. Ese endurecimiento de la legislación llevaría a que el transporte de más de 20 litros de fuel, sin autorización, fuese un delito de tenencia de depósito de sustancias o aparatos explosivos e inflamables.

Chats encriptados  

Otro de los puntos que preocupan a Antidroga es la manera de comunicarse de los delincuentes, que han sofisticado sus métodos con el uso de plataformas de encriptado como EncroChat o Sky. A pesar de que ambas aplicaciones han sido desmanteladas, la Fiscalía Antidroga ha encontrado evidencias y mensajes que han ayudado a completar hasta 71 procedimientos abiertos.

La utilización de la información obtenida de esas plataformas es, a ojos de Antidroga, válida judicialmente y pueden usarse como prueba. Sin embargo, desde la Fiscalía aguardan a que el Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) dé respuesta a la cuestión. La hipotética anulación no echaría por tierra las causas porque los mensajes no son la única prueba, sino que complementan otras.

Ampliar las competencias a la Audiencia Nacional

Paralelamente, la Fiscalía ve necesario ampliar las competencias de la Audiencia Nacional en materia de narcotráfico para poner el foco en la delincuencia internacional. En la actualidad, la entrada en Valencia, Algeciras, Pontevedra o Barcelona de un contenedor con estupefacientes podría recaer en un juzgado local y no en la Audiencia Nacional. Esto es así porque la legislación establece que este tribunal solo conocerá de delitos de tráfico de drogas siempre que sean cometidos por grupos organizados que produzcan efectos en lugares pertenecientes a distintas audiencias.

Con esta premisa, desde Antidroga también verían con buenos ojos implantar un modelo similar al francés, que cuenta con jurisdicciones especializadas. Las JIRS, como están denominadas, agrupan a magistrados con experiencia en la lucha contra la delincuencia organizada y los delitos financieros en materias complejas.

Las fuentes consultadas plantean que, en España, estas jurisdicciones podrían estar localizadas en lugares calientes en la entrada de droga como Algeciras, Valencia o Pontevedra.

Comentarios