De Sarrià a Sant Martí: los ladrones de viviendas se ceban con Barcelona

Imagen de archivo de la 'operación Merlí', protagonizada en 2019 por agentes de los Mossos y el CNP en contra de una organización criminal georgiana especializada en cometer asaltos violentos en viviendas  /  CME-CN
photo_camera Imagen de archivo de la 'operación Merlí', protagonizada en 2019 por agentes de los Mossos y el CNP en contra de una organización criminal georgiana especializada en cometer asaltos violentos en viviendas / CME-CN

Mientras que los Mossos d’Esquadra ponen en marcha un dispositivo especial para minimizar los robos en la zona alta de Barcelona, los asaltos no cesan en otros puntos de la ciudad: ya hay tres detenidos por actuar en el distrito de Sant Martí

Los robos en viviendas de Barcelona no cesan. La actividad criminal de estas baterías de ladrones, muchos de ellos procedentes de Europa del este, incluso con vínculos con la mafia georgiana, está en “la cresta de la ola”.

Los índices empiezan a ser preocupantes, hasta el punto que los Mossos d’Esquadra han puesto en marcha un dispositivo especial en el distrito de Sarrià-Sant Gervasi para frenar el auge de estos asaltos violentos a los inmuebles de la zona.

Se suman más víctimas de otros distritos

No obstante, la zona alta de la capital catalana no es el único distrito que se ve empañado por este incremento de robos con fuerza, tentativas de robo y delitos contra el patrimonio. Los asaltos se han extendido a otras zonas de la ciudad y los vecinos empiezan a estar preocupados. Los primeros en alzar la voz han sido los de Sarrià, posiblemente el distrito que últimamente se ha visto más castigado por estos hechos.

“Estos días hablando con vecinos, me sorprende de la cantidad de víctimas que hay”, lamenta una vecina de Sant Gervasi, cuyo inmueble ha sido objeto de robo tres veces: una en 2014 y otras dos en 2019.

Ladrones nómadas y procedentes de Europa del este

Y es que no es la primera vez que estos ladrones se ceban con la ciudad de Barcelona. De hecho, el Inspector Carlos Gil, Jefe en funciones de la sección de crimen organizado de la Policía Nacional en Barcelona, explicaba que este perfil de delincuentes suele ser muy itinerante, de perfil bajo y procedentes, en su gran mayoría, de zonas de Europa del este. Por eso, por su carácter nómada, hay temporadas de mucha actividad y otras que no. Suelen ser baterías que “aparecen, desaparecen y reaparecen”, matizaba el inspector.

Así, se entiende que, dada su naturaleza itinerante y el aumento de casos en distintos distritos de Barcelona ahora se encuentran residiendo en la capital catalana, pero no necesariamente, matizan otras fuentes policiales, permanecen por mucho tiempo. “Si la presión policial ataca su ‘modus operandi’ se verán obligados a buscar nuevos destinos”, reconocen las mismas voces.

Los vecinos viven con miedo

En este sentido, los Mossos d’Esquadra han puesto en marcha un dispositivo especial para prevenir y minimizar estos asaltos en el distrito de Sarrià-Sant Gervasi, donde el pasado mes de noviembre se registraron datos preocupantes, similares a los obtenidos en 2019, cuando hubo un pico de esta actividad delictiva. Por ahora, los agentes han logrado detener a 19 personas relacionadas directamente con robos o tentativas.

Vivimos con miedo. Vivimos con la incertidumbre de no saber si seremos los próximos. Los sistemas de seguridad y vigilancia ya no intimidan y salimos de nuestras casas sin saber si al volver estará todo removido”, explicaba J.M. a eltaquigrafo.com, un vecino de Sant Gervasi, presidente de una comunidad de seis vecinos, en la cual tres pisos han sufrido un intento de asalto en los últimos meses. Uno de ellos la pasada noche de Reyes.

Otros robos, más detenidos

Sin embargo, como veníamos adelantando, las baterías de ladrones no se han quedado estancadas en esta zona. A pesar de ser la más perjudicada, estos hechos delictivos se están explorando otros distritos. En este sentido, tres hombres quedaron detenidos el pasado sábado 21 de enero como presuntos autores de tres tentativas de robo con fuerza, en tres viviendas distintas del distrito de Sant Martí.

En concreto, un agente de los Mossos d'Esquadra fuera de servicio detectó una "actitud sospechosa" de los acusados en un portal de un bloque del distrito. Avisados por el agente, efectivos de la policía catalana acudieron al lugar de los hechos. Una vez ahí, y tras identificarlos y comprobar que habían colocado los marcadores, fueron detenidos al momento.

En este caso, los tres detenidos han ingresado en prisión preventiva. Sin embargo, en cuanto a los detenidos de Sarrià, solo uno entró en prisión, el resto pudo quedar en libertad con cargos.  

Comentarios