El otro lado. Retratos, fetichismos, confesiones, de Mariana Enríquez (Ed. Anagrama)

Portada de El otro lado. Retratos de Mariana Enríquez (Ed. Anagrama)
photo_camera Portada de El otro lado. Retratos de Mariana Enríquez (Ed. Anagrama)

Es periodismo cultural, y periodismo de espectáculos, y periodismo literario, y periodismo musical rockandrollero, y periodismo casi confesional, y perfiles con mucho dato, y algo de periodismo social, y Madonna emulando a Evita, y Kate Moss, y Mary Shelley, y mucho Bruce Springteen, mucho Kurt Cobain, mucha primera persona, humor, bastante humor, neurosis a raudales, locura en la percepción del mundo… ¡Una maravilla!

El periodismo Mariana Enríquez tiene mucho de retrato y algo de autorretrato, pero sobre todo es una crónica generacional fascinante y un testimonio socio-cultural, y hasta histórico (más bien intrahistórico), de una época, los años 90, agitada, ensordecedora, pesadillesca y maravillosa.

Una época donde todo el mundo escuchaba discos americanos, consumía drogas, convivía con padres alcohólicos y madres medicadas, leía libros imaginativos que no hablaban sobre la gente de los 90 y estaba ahíto de ganas de huir.

Fue eso, la necesidad de huir (sobre todo de huir del mundo entrópico y obsesivo devenido de una vida forajida de adolescente difícil), lo que a Mariana Enríquez la hizo querer ser corresponsal. Y así lo explica ella misma en el primer texto con el que arranca el libro recopilatorio de su extenso e interesantísimo periodismo que, en edición de Leila Guerriero, axaba de publicar Anagrama con el título de EL OTRO LADO. RETRATOS, FETICHISMOS Y CONFESIONES.

Quizá por ese punto de partida son tan sugestivas las noticias de pensa y perfiles y mini-crónicas y reseñas de eventos, personajes, discos y libros y de todo que hay en este libro, siempre contado con la prosa suelta, lúcida e hipnótica de esta celebrada autora.

Pero lo son más aún, a nuestro juicio, todas las reflexiones sobre su literatura y sobre la literatura en general y la cultura toda que hay en estas páginas llenas de vida y aliciente.

Comentarios