Disturbios y carreteras cortadas en Catalunya hasta pasada la medianoche

Tras la concentración en Girona, también se han producido altercados | CCMA
photo_camera Tras la concentración en Girona, también se han producido altercados | CCMA
Además de la batalla campal vivida en Barcelona, varios manifestantes de carácter violento han reventado las concentraciones ante las sedes del Gobierno en Girona, Tarragona y Lleida. La Moncloa se pronunció poco antes de medianoche.

La segunda jornada “postsentencia” se saldó con dualidad: por una parte, las entidades soberanitas promotoras de las movilizaciones de este martes valoran positivamente la implicación ciudadana al movilizarse con orden ante las sedes del Gobierno español en las cuatro capitales catalanas, pero hay quienes lamentan, en contra, los incidentes que tuvieron lugar una vez finalizaron dichos actos, organizados por la ANC y Òmnium Cultural.

Antidisturbios de los Mossos d'Esquadra y de la Policía

Nacional tuvieron que dispersar alrededor de las diez de la noche a los

grupos violentos que estaban causando graves altercados ante las

Delegaciones de Girona, Lleida y Tarragona.

Tres detenidos en Barcelona

La situación en Barcelona fue ciertamente la más complicada y vandálica. Varias hogueras llenaban las calles del centro de la ciudad hasta pasada la medianoche y las carreras y cargas entre policías y manifestantes fueron constantes.

El dispositivo policial habilitado por los Mossos ha hecho

imposible que los manifestantes convocados por los CDR llegaran a la Delegación

del Gobierno y se han quedado frente a las vallas que blindan el perímetro.

Durante la jornada de ayer en Barcelona, los Mossos detuvieron al menos a tres

personas.

Se lanzaron objetos en Girona

Una parte de manifestantes de los 9.000 que, según Mossos y

Guardia Urbana, han participado en la concentración frente a la Subdelegación

del Gobierno en Girona se ha encarado con la policía que protege ese edificio

con lanzamiento de objetos contundentes.

Ese grupo de personas ha intentado arrancar las vallas que

rodean el acceso a la sede gubernamental y ha roto la luna de una de las

furgonetas de los Mossos. Después de la pertinente advertencia por megafonía,

tanto la Policía Nacional como la catalana han realizado cargas y los Mossos

han disparado proyectiles de precisión de foam.

Tensión creciente en Lleida

En un primer momento, los manifestantes han protagonizado un

acto pacífico, pero la tensión ha ido en aumento y, lo que había comenzado como

una sentada, ha acabado con todas las personas de pie y con la quema de una

bandera española.

Finalmente, algunos de los congregados a las puertas de la

Subdelegación del Gobierno han roto el cordón policial y los Mossos han cargado

contra ellos con porras y haciendo circular las furgonetas a gran

velocidad. 

Los incidentes en Lleida se prolongaron hasta pasadas las

22:30 horas de ayer. En la capital ilerdense también se quemaron contenedores,

aunque en menos cantidad que en Barcelona. Unas 6.000 personas han participado

esta noche en la concentración ante la sede de la Subdelegación en Lleida,

según datos facilitados por la Guardia Urbana.

Varios incidentes en Tarragona

Los Mossos han cargado contra un grupo de manifestantes

encapuchados frente a la Subdelegación del Gobierno en Tarragona. La

policía ha cargado y ha disparado proyectiles de foam después de que los

manifestantes arrojaran pintura y otros objetos contra el edificio, protegido

por un cordón policial.

Los concentrados, unos 500, han permanecido durante un rato

ante la sede de la Subdelegación del Gobierno, en la plaza Imperial Tarraco, hasta

que un grupo ha comenzado a lanzar objetos y se han producido las cargas de los

antidisturbios. 

Comunicado de La Moncloa

Cerca de medianoche la Moncloa hizo un comunicado en el que quiso

mostrar su preocupación por lo que está sucediendo en varias zonas del

territorio catalán y, con este mensaje, quiso dejar claro que está dispuesta a

tomar las medidas necesarias por acabar con

"la violencia en la calle para romper

la convivencia en Cataluña".

El comunicado realizado por el gobierno socialista en

funciones advierte que "es evidente que no estamos ante un movimiento

ciudadano pacífico, sino coordinado por grupos que utilizan

la violencia en la calle para romper la convivencia en

Cataluña". El gobierno ha aprovechado para reconocer la labor de

las fuerzas de seguridad del Estado.

Añade: “una minoría está queriendo imponer

la violencia en las calles de las ciudades catalanas, especialmente

en Barcelona, Tarragona, Girona y Lleida. La violencia de esta noche está

siendo generalizada en todas las protestas."

Cortes durante toda la jornada

Varios de los ejes viarios de Catalunya han sufrido afectaciones y cortes intermitentes a lo largo de todo el día. La C-17, en su unión con la C-25 (Eix Transversal) a su paso por Gurb, fue uno de los tramos más afectados durante toda la jornada de ayer, con cortes desde las 09:00 de la mañana, hasta pasadas las 23:00.

Otro de los tramos de tensión se vivió en la AP7, a su paso por Sant Gregori (Girona), donde se replegaron hasta 500 manifestantes, en su mayoría estudiantes. En ambos casos, los Mossos tuvieron que advertir con acciones y cargas a los manifestantes para disuadirlos y devolver la normalidad a las vías. En el caso de la C-17, escasos minutos después de la intervención policial, los manifestantes volvieron a cerrar el paso. En esta misma vía hubo momentos de tensión también de los manifestantes con los camioneros que aguardaban a poder pasar.

Comentarios