Estupefacción entre los abogados por los cortes de carretera

El juez de la Audiencia Nacional, Manuel García-Castellón, quiere investigar por terrorismo los disturbios en Catalunya.
photo_camera El juez de la Audiencia Nacional, Manuel García-Castellón, quiere investigar por terrorismo los disturbios en Catalunya.
La Junta Directiva de la Sección de Derecho Constitucional del Colegio de Abogados de Barcelona considera que los cortes no constituyen un ejercicio adecuado del derecho fundamental de manifestación. CDR, Tsunami Democràtic y otras entidades justifican, por su lado, la defensa de derechos y libertades.

La Junta Directiva de la Sección de Derecho Constitucional del Ilustre Colegio de Abogados de Barcelona (ICAB) ha emitido un comunicado en el que expresa su estupefacción ante la pasividad de instituciones públicas y medios de comunicación ante los últimos actos de protestas acaecidos en Catalunya.

Concretando su opinión sobre los recientes cortes de carretera, organizados por Tsunami Democràtic, los Comités de Defensa de la República (CDR), Pícnic per la República y otras entidades y organizaciones independentistas —en el marco de las acciones de desobediencia civil pasiva en protesta a la sentencia del ‘procés’—, la Junta considera que no constituyen un ejercicio adecuado del derecho fundamental de manifestación. Justifican su posicionamiento, atendiendo que su carácter arbitrario y sorpresivo, sin una previa comunicación a las autoridades pertinentes, conlleva que dicho derecho, a su justificación, no se esté ejerciendo de manera adecuada.

La Junta de la Sección de Derecho Constitucional del ICAB

añade en su escrito que “ningún derecho fundamental es absoluto e ilimitado y,

por tanto, tampoco el derecho a manifestarse, que debe someterse a lo regulado

en la Ley orgánica 9/1983 de 15 de julio. El incumplimiento de dicha ley —añade

la Junta— deslegitima tales manifestaciones y transforma a sus participantes en

auténticos vulneradores de los derechos fundamentales del resto de ciudadanos”.

Dicha Sección de Derecho Constitucional finaliza su comunicado

asegurando que ante la vulneración de estos principios debería haberse aplicado

la Ley de seguridad ciudadana.

Los manifestantes defienden sus actuaciones

Sin embargo, las entidades responsables de la organización de

dichos cortes y manifestaciones defienden sus actuaciones en el marco de un

contexto de “excepcionalidad” y con el objetivo final de defender sus derechos

y libertades que, aseguran, están siendo vulnerados. En los distintos

comunicados emitidos por Tsunami Democràtic, Pícnic per la República y los

distintos CDR, repartidos por todo el territorio catalán, se defienden las

actuaciones bajo su legítimo derecho a manifestarse.

De hecho, dichas entidades presentan una nueva modalidad de desobediencia civil pacífica, defendiendo en estas actuaciones, precisamente, el factor sorpresa. Consideran que sus derechos y libertados están siendo perseguidos y reprimidos, por lo que enmarcan sus protestas en un marco de “excepcionalidad democrática”, con la finalidad de alterar, de forma pacífica, la normalidad establecida.

Añaden que hasta que no “haya diálogo, continuará la

inestabilidad”. Por eso, consideran que, ante esta situación de conflicto

político, el deber de los ciudadanos es movilizarse, salir a la calle y

protestar.

Paralelamente al comunicado de los abogados

De forma casi paralela al comunicado emitido esta semana por

esta sección del ICAB, el juez de la Audiencia Nacional, Manuel

García-Castellón, estudia si debe reclamar la investigación de

los disturbios que se están produciendo recientemente en Catalunya

en protesta por la sentencia del ‘procés’. Quiere decidir si

debe incorporarlos o no a la causa que ya instruye por integración

en organización terrorista, conspiración para cometer atentados y tenencia

de explosivos contra siete radicales independentistas de la que

separó una pieza para investigar a Tsunami Democràtic por los dos

primeros delitos.

Según El Periódico, de momento, los enfrentamientos

que se vivieron entre jóvenes radicales y los cuerpos policiales, sobre todo a

mediados de octubre, tras conocerse la condena de los líderes del ‘procés’se

instruyen en distintos juzgados catalanes por distintos delitos, como atentado

contra la autoridad, lesiones o daños. En ningún caso, se ha apreciado

terrorismo, delito que precipitaría la competencia de la Audiencia

Nacional para poder investigar esos hechos de forma conjunta y, así,

tratar de determinar su estructura e identificar a sus promotores y

organizadores, objetivo principal de la investigación abierta en la Audiencia

Nacional.

Pese a ello, según Europa Press, Mossos, Policía

Nacional y Guardia Civil ya han remitido a la Fiscalía de la Audiencia Nacional

los cortes en la AP-7 convocados entre el lunes y el miércoles por Tsunami

Democràtic, además del frustrado sabotaje de ayer contra el AVE en Bàscara

(Girona) donde fue identificado un coche propiedad de la hija del presidente de

la Generalitat, Quim Torra.

Comentarios