Cae una red dedicada al blanqueo de capitales y al fraude a la Seguridad Social

Imágenes de un registro efectuado por los agentes de la Policía Nacional durante el opertivo  l  CNP
photo_camera Imágenes de un registro efectuado por los agentes de la Policía Nacional durante el opertivo l CNP

En el operativo se ha detenido a 23 personas en las provincias de Sevilla, Almería y Barcelona y se han realizado nueve registros en los que se han intervenido 127.195 euros y 1.225 dólares en efectivo.

La Policía Nacional ha desarticulado una organización dedicada al blanqueo de capitales y fraudes a la Seguridad Social.  Han sido detenidas 23 personas en las provincias de Sevilla, Almería y Barcelona y  se han intervenido 127.195 euros y 1.225 dólares en efectivo, y se han incautado siete vehículos, tres pistolas, una carabina de perdigones y gran cantidad de armas blancas como catanas, cuchillos, navajas y puñales, además de munición para arma corta.

Fraude millonario a la Seguridad Social

Entre los delitos que se la atribuyen a esta banda estaría un presunto fraude a la Seguridad Social por importe de 6.576.558,31 euros, y una deuda con la Agencia Tributaria de 1.700.000 euros.

La organización investigada estaba fuertemente jerarquizada y especializada en la comisión de delitos económicos como fraude fiscal, fraude a la Seguridad Social, estafa, falsedad documental y apropiación indebida. Además de esto, se dedicaban al blanqueo de los beneficios obtenidos con esta actividad y de capitales procedentes del tráfico de drogas de, al menos, otros dos grupos a los que prestaban sus servicios.

Para ello, simulaban transacciones comerciales entre sociedades vinculadas, y así justificaban entradas y salidas de fondos de sus cuentas bancarias por un importe que, entre 2016 y 2021, superó los 27 millones de euros.

Para llevar a cabo estas actividades, la organización disponía de una extensa red de colaboradores y una estructura societaria integrada por más de 80 sociedades y 30 testaferros, a través de la cual simulaba transacciones comerciales que le permitían introducir y mover el dinero en el circuito financiero legal y ostentar la titularidad de unos 70 inmuebles y un gran número de vehículos de alta gama.

El impago de los salarios fue el detonante de la investigación

Las investigaciones se iniciaron a finales de marzo de 2022, cuando los agentes recibieron una denuncia contra una empresa de seguridad privada que no pagaba la nómina a 600 trabajadores desde diciembre de 2021. Además, la empresa cobraba la facturación de sus clientes y traspasaba clientes y contratos a otras empresas, pretendiendo descapitalizar a la aludida mercantil al tiempo que eludía los obligados pagos a sus acreedores.

Se ha comprobado que esta empresa cedía de forma ilegal sus servicios y facturación a otra empresa de seguridad.

Comentarios