Detenido en Barcelona uno de los líderes de la mafia nórdica Mantaqa

El Grupo de Fugitivos de la Policía Nacional en Barcelona procedió a la detención de este peligroso fugitivo / CNP
photo_camera El Grupo de Fugitivos de la Policía Nacional en Barcelona procedió a la detención de este peligroso fugitivo / CNP
En el momento de su detención el sospechoso, reclamado por tráfico de drogas, intentó deshacerse de dos teléfonos móviles, tirándolos a la calzada para que los aplastaran los coches.

De nuevo, la ciudad de Barcelona ha sido escenario de un dispositivo policial de película para detener a un fugitivo internacional, que se escondía bajo el amparo de esta cosmopolita ciudad costera. Agentes del Grupo de Fugitivos de la Policía Nacional en Catalunya han sido, una vez más, los encargados de investigar, localizar y detener, en esta ocasión, a un individuo de origen finlandés, líder de Mantaqa, una organización criminal nórdica dedicada al narcotráfico a gran escala.

Reclamado por tráfico de drogas y delitos de orden público

Considerado un objetivo internacional muy peligroso, estaba reclamado por las autoridades finlandesas por tráfico de drogas, delitos contra el orden público y contra la seguridad del Estado. De acuerdo con el relato de hechos aportado en la Orden Europea de Detención y Entrega (OEDE), se trata de uno de los responsables de recibir, almacenar y posteriormente distribuir varios tipos de las sustancias estupefacientes, con las que su organización traficaba. Principalmente: cocaína, marihuana y fármacos opiáceos.

Los investigadores finlandeses tuvieron conocimiento que el fugitivo podría estar residiendo en Barcelona, por lo que se realizaron gestiones junto con los agentes españoles gracias a las cuales se ubicaron dos domicilios de interés en la Ciudad Condal. En torno a las viviendas se establecieron labores de vigilancia y se realizaron seguimientos de sus ocupantes en calidad de posibles consortes del fugitivo.

Intentó deshacerse de dos teléfonos móviles

En uno de los seguimientos, el objetivo condujo a los agentes desde uno de los citados domicilios hasta un hotel en el centro de Barcelona, donde finalmente se le identificó cuando salía del establecimiento. En ese momento, al verse acorralado, apuntan fuentes policiales a eltaquigrafo.com, el sospechoso intentó deshacerse de dos teléfonos móviles tirándolos a la calzada para que los aplastaran los coches.

Sin embargo, su premeditado plan no surgió efecto e igualmente se procedió a su detención, empleando las correspondientes medidas de seguridad, ya que las autoridades finlandesas lo consideraban un individuo peligroso y presumiblemente armado.

Comentarios