La abuela del niño fallecido alertó a la Guardia Civil tras verlo inconsciente

Vehículos de la Guardia Civil.
photo_camera Vehículos de la Guardia Civil.
La Guardia Civil imputa a la madre del menor, de 7 años, un delito de homicidio, tras hallar al menor muerto por asfixia.

Todo hace suponer que el menor presuntamente asesinado este jueves por su madre en Las Norias de Daza, perteneciente al municipio de El Ejido (Almería), habría muerto estrangulado. Según le ha comentado una vecina, pasadas las 10:00 de la mañana, uno de los familiares de la detenida vio a la presunta parricida con el niño en el interior de su coche y le preguntó por el estado del pequeño, al verle los labios amoratados. La misma vecina indicaba que cuando esta familiar —la exsuegra de la detenida— se encontró con la presunta parricida por la mañana, se extrañó de que el niño no estuviera en el colegio y del estado que presentaba, “amoratado”. La madre negó que le pasara nada y rechazó llevarlo al hospital. 

La madre, que solía ir a Las Norias a

ver a su padre y abuelo del niño, le pidió ayuda para sacar al pequeño del

vehículo, pero trató de evitar que alertara a los servicios de emergencias. En

un momento de desesperación, la mujer intentó irse de nuevo del lugar con el

coche y con el niño aún dentro, pero fue interceptada por una patrulla de la

Guardia Civil, que había sido avisada por la familiar con la que se habían

topado.

No quería salir

Los agentes la sacaron por la fuerza

del interior del vehículo. "No quería abrirlo, le han tenido que reventar

el cristal", señaló una testigo. Éstos intentaron sin éxito reanimar al

pequeño en el mismo vehículo donde fue interceptado. Las primeras hipótesis

apuntan a una muerte por asfixia, aunque será la autopsia la que

confirme este extremo.

La Guardia Civil detuvo a la mujer,

de 38 años, por haber matado, presuntamente, a su hijo. Parece ser que existía

un litigio con su pareja por la custodia del menor. Ambos llevaban años

separados, según fuentes cercanas a la investigación. 

La mujer, de nacionalidad

española e identificada como A. M. B., transportaba en el

interior de su vehículo el cuerpo del niño cuando, sobre las 10:30 horas,

fue detenida por miembros de la Guardia Civil. A última hora de este jueves, la

detenida se encontraba en dependencias policiales donde prestó declaración ante

los agentes y restó a la espera de pasar a disposición judicial.

Todavía se desconocen los pormenores

de los hechos, que investigan los miembros del grupo de homicidios de la

policía judicial de la Guardia Civil de Almería.

Problemas familiares

El padre había sido denunciado por maltrato,

pero las denuncias habían sido archivadas, según fuentes de la investigación.

La mujer tenía la custodia del niño de lunes a viernes y su exmarido los fines

de semana. El régimen de visitas, al parecer, iba a ser revisado tras un juicio

celebrado el pasado viernes. Estas mismas fuentes han indicado que la mujer

estuvo ingresada en el Servicio de Salud Mental de un hospital almeriense este

verano.

Comentarios