Tomás Sánchez Pacheco, el gran estafador inmobiliario, ingresa en prisión provisional

Imágenes recogidas por los Mossos d'Esquadra en el marco de la investigación  /   CME
photo_camera Imágenes recogidas por los Mossos d'Esquadra en el marco de la investigación / CME
Tras ser detenido hasta en 15 ocasiones por distintos cuerpos policiales, este presunto estafador, afincado en Barcelona, ha ingresado en prisión provisional. Le pesan decenas de denuncias por todo el país y un perjuicio económico de 102.842 euros

Su nombre es Tomás Sánchez Pacheco, tiene 45 años y es el líder de una organización criminal dedicada a cometer estafas inmobiliarias y de material electrónico por todo el Estado. Junto a su grupo logró defraudar más de 100.000 euros y ha sido detenido hasta en 14 ocasiones. La última, la decimoquinta, se registró el pasado 19 de enero en Sitges (Barcelona) y parece ser la definitiva: Sánchez Pacheco ha ingresado en prisión provisional.

A la decimoquinta va la vencida

En esta última ocasión, los Mossos d’Esquadra aseguran haber reunido suficientes pruebas contra él para imputarlo por los delitos de estafa, falsedad documental y, por primera vez, también por pertenencia a un grupo criminal, que, presuntamente, lideraba junto a su pareja. Los investigadores vinculan con el grupo liderado por Sánchez Pacheco a otras tres personas, dos hombres y una mujer de entre 23 y 33 años. En estos casos, sin embargo, los sospechosos siguen en libertad.

El juez, a la luz de las denuncias (sólo en Barcelona ha llegado a acumular hasta 18 denuncias en el último año), los documentos y el material recabado por los policías durante los seguimientos practicados, ha ordenado finalmente que ingrese en prisión preventiva.

Decenas de víctimas en Andalucía, Madrid y Barcelona

Sánchez Pacheco ha aprovechados sus años en libertad para ir acumulando un engrosado historial de víctimas entre las comunidades de Andalucía, Madrid y Barcelona. Su actividad delictiva se dividía en tres tipos de estafas. La primera, ya la empezó a ejecutar en Madrid y la perfeccionó en la capital catalana: el truco consistía en alquilar locales comerciales bajo la excusa de querer poner en marcha espacios de coworking o centros médicos. Una vez obtenía los locales engañaba a médicos para que invirtieran en supuestas clínicas privadas que quería montar en dichos espacios. Por supuesto, estas consultas nunca se materializaban y el sospechoso y su grupo se iban apoderando del capital invertido. Se investigan cuatro casos como este.

Por otro lado, se investigan cinco hechos relacionados con otra metodología de engaño. Alquilaba material informático o electrónico de un elevado coste económico, con la falsa excusa de necesitarlo para una de sus empresas. Este material, sin embargo, nunca se abonaba y, por supuesto, nunca se devolvía a las tiendas, apoderándose de ellos para su uso o reventa. Por último, constan al menos cuatro casos de alquiler de inmuebles para utilizarlos como vivienda, pero que nunca se llegó a efectuar el pago por ninguno de ellos. En todos los casos, enviaban documentación real para dar apariencia de veracidad.

Detenido por la Policía y la Guardia Civil

Varios medios de comunicación llevan años haciéndose eco de las denuncias que le van llegando a este presunto estafador profesional que, al margen de las tres grandes estafas comentadas, se dedicaba a todo tipo de engaños. Era tal el volumen de víctimas, que los investigadores han podido acreditar un perjuicio económico de 102.842 euros.  

Las denuncias se le fueron acumulando y ha sido detenido hasta en 15 ocasiones: cuatro de ellas por los Mossos d’Esquadra y las otras once entre la Policía Nacional y la Guardia Civil. Según han podido constatar los investigadores de la policía catalana, que lo llevan investigando por cuarta vez desde el pasado mes de septiembre, el grupo estaba en un momento de máxima actividad cuando sus líderes fueron detenidos.

Fuentes policiales aseguran que se trata, además, de un grupo de actores profesionales. “Nunca actuaba solo, aunque él tenía un papel central en la función que ofrecían a sus víctimas. Él era el médico emprendedor, pero tenía una secretaria que le llevaba la agenda y los otros miembros se hacían pasar por doctores para dar veracidad al ‘proyecto’”. De esta manera, con este teatro, conseguía estafar a sus víctimas.

No se descartan nuevos hechos delictivos

Tras la detención, él y su pareja, de 52 años, en Sitges pasaron a disposición judicial el día 21 de enero. El juez instructor con todos los indicios incriminatorios en la mano decretó su ingresó en prisión provisional para Sánchez Pacheco y libertad con cargos para el otro detenido. Con todo, la investigación sigue abierta y no de descartan nuevos hechos delictivos cometidos por los investigados.