Dos guardias urbanos de Vila-seca, acusados de torturas, se enfrentan a 20 años de cárcel

El juicio contra los dos agentes y su superior se celebra en el Palacio de Justicia de Tarragona  / Archivo
photo_camera El juicio contra los dos agentes y su superior se celebra en el Palacio de Justicia de Tarragona / Archivo

Dos agentes de la Guardia Urbana de Vila-seca (Tarragona) se sientan a partir de este lunes ante un tribunal de la Audiencia provincial tarraconense por presuntamente agredir sin justificación y abandonar malherido a un hombre en enero de 2013

Este lunes 14 de noviembre, dos agentes de la Guardia Urbana de Vila-seca (Tarragona), junto con su superior, se sentarán ante el tribunal de la sección 2ª de la Audiencia tarraconense para responder ante los presuntos delitos de torturas graves, asesinato en grado de tentativa y falsedad en documento oficial.

Castigaron a un hombre por abofetear a una mujer

Según el escrito del Ministerio Fiscal, al que ha tenido acceso eltaquigrafo.com, los hechos sucedieron en enero del 2013. La víctima, un leridano de 41 años, se encontraba a las puertas de la discoteca La Pineda, discutiendo con los porteros del local, cuando aparecieron los dos agentes. Al parecer, lo acababan de expulsar por una presunta trifulca con una mujer en el interior de la discoteca. Al ver la escena, los dos principales acusados, que estaban de servicio, se acercaron para mediar entre las partes.

In situ, descubrieron que el hombre que había sido expulsado habría abofeteado presuntamente a la mujer de un compañero de la policía local. Tras constatar que la chica no quería presentar denuncia, los acusados introdujeron a la víctima, en visible estado de embriaguez, en el vehículo policial y se lo llevaron para darle “un castigo por el incidente”.

Lo dejaron malherido en la calle

Seguidamente, según las acusaciones, los agentes “con abuso de su cargo” lo llevaron al aparcamiento de un hotel cercano, “alejado de viviendas y casi sin tránsito cercano”. Una vez allí, uno de los acusados sacó a la víctima del coche y le propinó numerosos y fuertes golpes, mientras el otro acusado vigilaba. Cuando terminó la agresión, como no sabían el domicilio de la víctima, le abandonaron a su suerte en la vía pública y sin dar aviso a los servicios médicos, conscientes de que podía fallecer a causa de las graves lesiones sufridas”, añade la Fiscalía.

Horas más tarde, un ciudadano avisó a los Mossos d’Esquadra al encontrarse al hombre malherido por la calle. De ahí, lo trasladaron inmediatamente al hospital Santa Tecla de Tarragona.

Falsedad documental

Paralelamente, y siempre según los escritos de acusación, los dos presuntos agresores pusieron los hechos en conocimiento del jefe de la Policía Local de Vila-seca e hicieron una minuta policial falsa con su consentimiento y beneplácito. En ella relataron que habían encontrado a la víctima con lesiones leves y que habían intentado acompañarla a su casa y llevarle a un centro médico pero que éste se opuso.

Este atestado se envió al juzgado de instrucción, que dictó el sobreseimiento de las actuaciones por autor desconocido. Sin embargo, tal y como explica Segre.com, la víctima recibió en 2014 un anónimo en el buzón de su domicilio en Lleida en el que le indicaba que había sido agredido por un agente de Vila-seca y que su jefe lo sabía. El agredido denunció los hechos en la comisaría de los Mossos en Lleida, que trasladaron la denuncia a los agentes de la policía catalana en Tarragona, que iniciaron una investigación que permitió el arresto de los acusados.

Por todo ello, el fiscal pide 20 años y tres meses de prisión para los dos agentes que propinaron la paliza y 7 años y 6 meses para el tercer acusado, el jefe, quien les ayudó a redactar la minuta falsa con el único fin que el de proteger la mala actuación de los dos agentes implicados. El juicio se alargará los próximos días 15,16, 17 y 29 de este mes de noviembre, cuando quedará visto para sentencia.

Comentarios