Juicio 'Prospect-Casablanca'

Los Hell Angels a juicio: diez años de instrucción y 34 de los acusados pactan con el fiscal

Frank Hanebuth, el considerado cabecilla y líder europeo de los Ángeles del Infierno detenido en el operativo 'Prospect-Casablanca'  /  Archivo
photo_camera Frank Hanebuth, el considerado cabecilla y líder europeo de los Ángeles del Infierno detenido en el operativo 'Prospect-Casablanca' / Archivo

La Fiscalía ha llegado a un acuerdo con 34 de los 49 acusados por pertenecer a la “organización criminal” que formó la banda de moteros en Mallorca, desde 2009 a 2012

2012. El operativo ‘Prospect-Casablanca’ permitió destapar en Mallorca toda la red de crimen organizado internacional que se escondía tras los chalecos de cuero y las barbas espesas de los miembros del motor club Ángeles del Infierno. No era el primer dispositivo policial contra esta banda motera.

Sin embargo, fue un precedente para que la Policía Nacional, más concretamente los agentes especializados en bandas moteras outlaw (fuera de la ley), constataran las dimensiones logísticas y de infraestructura de todo el tejido liderado por los Hells Angels Motor Club (HAMC).

Arranca el juicio después de una década de instrucción

Años después de este operativo, los 49 detenidos se sentaron este pasado lunes 23 de enero en el banquillo de los acusados de la Audiencia Nacional. Se les acusa de los presuntos delitos de organización criminal, blanqueo de capitales, amenazas, coacciones, falsedad documental, encubrimiento, prostitución, detención ilegal, delito contra la salud pública, tenencia ilícita de armas, extorsión, omisión del deber de perseguir delitos, cohecho y violación de secretos.

La suma total de las penas que se le piden a los 49 acusados asciende casi 300 años de cárcel por 16 delitos. Según el Ministerio Fiscal, el medio centenar de procesados se había asentado en la isla de Mallorca en el año 2009 donde se “integraron en una organización delictiva de ámbito internacional y que gira en torno a un club de moteros mundial conocido como Hells Angels Motor Club (HAMC)”.

EL objetivo era afianzar desde Mallorca una red criminal transnacional, que situara a esta banda motera outlaw entre las organizaciones criminales más potentes de la actualidad.

Conformidad para 34 de los acusados

Sin embargo, el mismo lunes, 34 de los acusados llegaron a un acuerdo de conformidad con el representante del Ministerio Fiscal, José Grinda. Estos acuerdos implicaban la rebaja de la petición de condena para la treintena que ha admitido los hechos, cuyos castigos oscilarían finalmente desde seis meses a 12 años y medio de prisión, en función de su implicación, aunque sustituibles por el pago de multas económicas.

No se alcanzó, no obstante, conformidad con los principales acusados. Como el presunto líder de la banda, Frank Hanebuth, o su lugarteniente Paul Engelke, que prestarán declaración en el transcurso de las próximas sesiones, programadas para esta misma semana. También tendrá que declarar en sede judicial un policía municipal de Palma de Mallorca encausado, y un guardia civil.

Procedentes de Alemania

Fuentes de la Policía Nacional aseguraron a preguntas de este medio que la influencia de los Ángeles del Infierno es amplia. Pues, su presencia – dividida en capítulos – por todo el mundo facilita el movimiento de sus miembros de un país a otro. De ahí, que muchos de los investigados en este operativo de 2012 procedieran de Alemania. Esta realidad es una garantía para muchos de los delincuentespues pueden pedir ayuda y traslado a cualquiera de los distintos capítulos esparcidos por todo el mundo. Asegurándose, de este modo, cobertura y protección.

Drogas, armas, ocio nocturno y prostitución

Con los años, el trabajo policial ha permitido relacionar a los HAMC con el tráfico de drogas y armasTrabajos ilícitos que combinan con otros de legales: convenciones moteras, talleres de reparación, estudios de tatuajes, venta de merchandising (nunca de los HAMC, siempre de bandas asociadas o supporters); así como el control y la vigilancia de discotecas, prostíbulos y pubs.

Es más, paradójicamente, los distintos capítulos, tanto de los Hells Angels como de las otras bandas moteras, a pesar de presumir de estar fuera de la ley, se llegan a inscribir legalmente en el registro de asociaciones“Apariencia legal con intereses ilegales” sentencian las voces policiales.

Comentarios