Neymar Jr. vuelve a Barcelona para responder por las presuntas irregularidades de su fichaje con el Barça

Sandro Rosell, Neymar Jr. y Josep Maria Bartomeu / Archivo
photo_camera Sandro Rosell, Neymar Jr. y Josep Maria Bartomeu / Archivo
Arranca este lunes el juicio contra Neymar Jr., Sandro Rosell y Josep Maria Bartomeu por las presuntas irregularidades en el fichaje del brasileño. Los denunciantes, que poseían un 40% de los derechos del jugador, les acusan de los delitos de estafa y corrupción

Tres reconocidas caras de la historia reciente del Fútbol Club Barcelona (FCB) se reencontrarán este lunes 17 de octubre en la capital catalana, pero algo lejos del Camp Nou. Este partido se juega en la Audiencia Provincial. El actual delantero del Paris Saint-Germain, Neymar Jr., y dos de los últimos expresidentes del club barcelonés, Sandro Rosell y Josep María Bartomeu, se sentarán en el banquillo de la Sección Sexta de la Audiencia, acusados de un presunto delito de corrupción en el fichaje y contrato del exazulgrana.

Junto a ellos estará también un alto exdirectivo del Santos, el club en el que futbolista jugaba en Brasil, antes de fichar por el Barça. Todos ellos tendrán que rendir cuentas a la empresa brasileña DIS, la denunciante, que acusa al futbolista y a su padre, su entonces manager, de firmar dos contratos simulados con el FCB en un momento en el que DIS y Santos eran propietarios de los derechos de Neymar Jr.

La Fiscalía pone en duda las negociaciones previas

Después de años de espera el grupo DIS ha conseguido llevar a Neymar a juicio por la supuesta estafa que hubo en su traspaso al Barcelona. Todo comenzó en 2009 cuando, sin haber debutado en el primer equipo del Santos, el club brasileño vendió el 40% de los derechos federativos del futbolista a los hermanos Sonda, propietarios del grupo mencionado anteriormente.

Aquella venta del 40% de los derechos era conocida también por el propio Neymar y por sus progenitores (también acusados), pero todas las partes obviaron estos hechos cuando en 2011 comenzaron las negociaciones entre el Barcelona y el Santos. En un primero momento, los acuerdos estipulaban que el club azulgrana pagaría 40 millones por su fichaje en 2014, cuando quedara libre del Santos, de los cuales diez se abonaron al momento como anticipo. Las dos partes se comprometían a desembolsar 40 millones si incumplían sus obligaciones contractuales.

El adelanto del fichaje

El primer presunto delito, según argumenta el fiscal, se encuentra precisamente en estos acuerdos, pues considera que así, con ese desembolso de dinero, se compró la voluntad del jugador y dejó fuera de la operación a los verdaderos dueños de sus derechos, por lo que las acusaciones atribuyen a los procesados el mencionado delito de corrupción entre particulares.

El segundo problema surge cuando el padre de Neymar, el Barça y el club brasileño firmaron los contratos del traspaso un año antes de lo establecido, en 2013. Ese año el Barça pagó 17,1 millones por el traspaso del brasileño. Según la acusación particular y la Fiscalía, el Santos, que solo tenía derecho al 55% del importe de esta operación (9,4 millones), pactó con los dirigentes del club barcelonés recibir otras cantidades para que su parte llegara al menos a la cifra que le habría correspondido por el 55% de los 40 millones que habían recibido Neymar y su familia dos años antes (22 millones). El Grupo DIS, sin embargo, sostiene que nunca fue informado de la existencia de esas partidas adicionales, lo que le impidió reclamar el porcentaje que le correspondía.

Acusaciones y defensas difieren sobre el motivo de este precipitado fichaje: el Barça y Rosell lo explican por la competencia de otros clubes en incorporar a Neymar, mientras que para el fiscal el delantero y su padre reclamaron “una prima de fichaje mayor” tanto al Barça como al Santos para incorporarse al club azulgrana en 2013, un año antes de lo previsto.

La estrategia de Neymar Jr.

A la vista de estas supuestas negociaciones a la espalda de la compañía que poseía un 40% de los derechos del jugador, las acusaciones apuntan a un delito de estafa, una imputación que la defensa tratará de desmontar con dos argumentos: en primer lugar, "el contrato con DIS no prevé un deber de Neymar de fichar por un club de fútbol durante la vigencia del contrato con el Santos FC, ni de renunciar a negociar el futuro profesional del jugador para cuando hubiera adquirido la condición de 'free agent’, por lo que "cualquier pretensión de DIS en ese sentido iría en contra de los más elementales derechos de todo trabajador" y, de hecho, contenía cláusulas "abusivas".

 En segundo lugar, los abogados destacan que "DIS obtuvo un retorno de su inversión en los derechos económicos del jugador de más del 500%" en 2013, por lo que consideran que en ningún caso puede presentarse como víctima

Penas de entre dos y cinco años de prisión

Por estos hechos, la fiscalía considera que Neymar, sus padres, un directivo del Santos y Rosell y Bartomeu podrían haber incurrido en los delitos de corrupción en los negocios y un delito de estafa.

Para Rosell, por entonces máximo representante del FCB, tanto el Ministerio Público como las acusaciones particulares ejercidas por DIS y FAAP (Asociaciones de Atletas Profesionales de Brasil) solicitan cinco años de prisión y una multa de 10 millones de euros. Para Bartomeu, la Fiscalía pide una multa de ocho millones y medio de euros mientras que las acusaciones particulares elevan la petición de la pena de prisión hasta los cinco años.

Para Neymar Jr. el fiscal solicita dos años de prisión frente a los cinco que pide el DIS, además de una multa de 149 millones de euros y una inhabilitación para ejercer su profesión mientras dure la condena. Con todo, está previsto que los acusados declaren al final de la vista, esto es, a partir del 21 de octubre si se logra cuadrar el calendario previsto, con varias pruebas periciales económicas que serán vitales para el resultado de la vista.  

Comentarios