Juicio sin el principal acusado

El TSJC celebra una vista de apelación por un crimen en Lloret y el principal acusado sigue huido

Imagen de Rassoul Bissoultanov, el acusado, durante el juicio en la Audiencia de Girona  / EP
photo_camera Imagen de Rassoul Bissoultanov, el acusado, durante el juicio en la Audiencia de Girona / EP

Rassoul Bissoultanov huyó en julio después de ser condenado a 15 años de prisión por la muerte de un joven italiano en 2017. Este martes el TSJC celebra una vista de apelación por este crimen y el principal acusado sigue en paradero desconocido

A principios del pasado mes de julio de 2022, la Audiencia de Girona condenó a 15 años de prisión a Rassoul Bissoultanov por matar de una patada en la cabeza a Nicollo Ciatti, un turista italiano de 22 años. Los hechos sucedieron en el interior de la discoteca St.Trop de Lloret de Mar el 12 de agosto de 2017. El joven italiano murió tras la brutal agresión a manos del checheno Bissoultanov.

Tras una larga instrucción y la simultaneidad con la investigación que inició la justicia italiana por estos mismos hechos, la Audiencia gerundense le juzgó en mayo y, poco después, siguiendo el veredicto de culpabilidad del jurado popular, le condenó a 15 años.

No se presentó a la vista para decidir si entraba en prisión

En el marco de este procedimiento, días después de conocerse la sentencia, se celebró otra vistilla para determinar si el acusado debía entrar o no en prisión, a la espera de que la sentencia fuese firme, pues su defensa ya anunció que recurriría ante el Tribunal Superior de Justicia de Catalunya (TSJC). Para sorpresa del tribunal, incluso de su propio abogado, Rassoul Bissoultanov no se presentó ese día. Huyó de España, donde debía permanecer por orden judicial, y se le perdió el rastro.

Por este motivo las partes personadas en esta causa solicitaron al tribunal que dictase una orden internacional de detención e ingreso en prisión. Orden que, según ha podido saber eltaquigrafo.com sigue vigente pues Bissoultanov sigue en paradero desconocido.

El procedimiento sigue su cauce

A pesar de ello, y aunque pueda parecer extraño, la incomparecencia del condenado no paraliza todo el procedimiento judicial que ya está en marcha. De este modo, este martes 29 de noviembre se celebra en la sala Civil y Penal del TSJC la vista de apelación contra la sentencia emitida por la Audiencia de Girona. Se hará sin el principal acusado, aunque todas las partes recurrieron: la defensa lo hizo al considerar que la condena por asesinato era excesiva, reclamando un fallo por homicidio; y las acusaciones, por su lado, al considerar que los 15 años impuestos son una nimiedad a lo inicialmente solicitado, de 25.

Es preciso recordar que Bissoultanov gozaba de libertad provisional con medidas cautelares después de que cumpliera tres años y diez meses de prisión preventiva en Puig de les Basses (Figueres, Girona), el tiempo máximo. Luego, salió en libertad a la espera del juicio y, hasta pocos días antes de su huida, el condenado continuó presentándose semanalmente en la Audiencia para firmar el cumplimiento de las comparecencias ordenadas para reducir el riesgo de fuga.

Huyó para no entrar en prisión

Ya en julio, cuando se fugó, el abogado defensor de Bissoultanov remarcó ante los medios que hacía una semana que no había podido contactar con él y que entendía que el condenado "estaba asustado porque tiene miedo de volver a prisión". Añadió que su cliente no confía en la justicia porque está convencido de que el veredicto final lo declarará culpable de asesinato. "Nadie más que él sabe si tenía intención de matar a la víctima, y siempre ha dicho que no".

De hecho, en este sentido, la sentencia de la Audiencia Provincial ya rebajó la pena inicial de 25 años que solicitaban las acusaciones, entendiendo que “no existe una repetición de golpes” y remarcando que la muerte se produjo en el marco de una pelea en el interior de una discoteca.

La trifulca se inició por causas aún desconocidas

Concretamente, la agresión tuvo lugar a las puertas de la discoteca St. Trop de Lloret de Mar. Aquella noche, el italiano se encontraba de fiesta con sus amigos cuando, por causas desconocidas, Bissoultanov empujó a Ciatti y éste se volvió, provocando una reacción muy violenta en el acusado.

Como se vio en las cámaras de videovigilancia, Bissoultanov le pegó un puñetazo en la cara, hecho que provocó que Ciatti cayera al suelo. A continuación, mientras la víctima se recuperaba del primer golpe, el acusado aprovechó para darle patadas en la cabeza. A consecuencia, el joven italiano murió días después por un traumatismo craneoencefálico.

Los Mossos d'Esquadra abrieron una investigación después de que los autores de la brutal agresión huyeran del lugar de los hechos. La investigación acabó con la detención de tres jóvenes de 20, 24 y 26 años. De estos tres detenidos sólo dos fueron acusados, pero uno de ellos —a quienes acusaban de ser cómplice de la agresión mortal— fue declarado no culpable por el tribunal.

Juzgado en España e Italia

Con todo, Rassoul Bissoultanov también tiene un procedimiento penal en Italia por estos mismos hechos. En el país itálico se enfrenta a cadena perpetua, una condena mucho más elevada que la impuesta en nuestro país.

Comentarios