Opinión

Retrato de un putero

Paqui la Taqui, by La Perry & El Farru para eltaquigrafo.com
photo_camera Paqui la Taqui, by La Perry & El Farru para eltaquigrafo.com

Junto a sus cuerpos decr√©pitos, vemos a las mujeres prostituidas siendo manoseadas por ese grupillo de despojos humanos nauseabundos. Y  es que as√≠ se ven todos los puteros, como espec√≠menes infrahumanos que dan un asco infinito

Estamos viviendo un dejav√ļ estos d√≠as con el ‚ÄúCaso Mediador‚ÄĚ. Hemos conocido al ‚Äútito Berni‚ÄĚ, una suerte de Torrente isle√Īo que, junto con su colega el general de la benem√©rita del SEPRONA, se de dedicaban, presuntamente, a extorsionar a empresarios ganaderos a los que amenazaban con fre√≠rlos a multas si no les pagaban la correspondiente mordida.

Un caso de corrupción de manual, sólo que, en lugar de ladrillos, tenemos animales de granja.

Alrededor del Tito Berni, un diputado canario del PSOE en el Congreso, y del picoleto con galones, ten√≠an un grupillo de arrejuntados para llenarse el est√≥mago y los bolsillos al calor de las ganancias siempre ping√ľes que reporta la corrupci√≥n.

Otra vez, todo igual que siempre.

Y lo que acaba ya de rematar lo cutre del asunto, y no por ello menos grave, es la costumbre repetida una y mil veces de los se√Īores de la trama criminal de celebrar su ‚Äúpoder√≠o‚ÄĚ en los burdeles. No es de extra√Īar ya que de eso precisamente, de aparentar dominar y tener poder, va lo de ‚Äúir de putas‚ÄĚ.

La misma actitud de éstos presuntos ladrones para con los ganaderos, de doblegarlos a su voluntad bajo amenaza, es idéntica a la que tenían en los burdeles donde violaban a mujeres a cambio de pagar lo convenido al proxeneta de turno. Dominar a una persona que está en peores condiciones, típico de escoria.

Lo cutre, cateto y soez ya se traspasa en este ‚ÄúCaso Mediador‚ÄĚ cuando encima se graban los mismos puteros haciendo uso de las mujeres prostituidas, como para dejar constancia de su ‚Äúenorme power‚ÄĚ. Nos han regalado el dudoso placer de observar sus enormes barrigas cerveceras alimentadas con dinero corrupto, sus calvas brillantes bajo los focos de los puticlubs, y sus tetas ca√≠das que, sumadas a todo el conjunto de la imagen, no levantar√≠an la l√≠vido ni de la m√°s aficionada al sexo perverso.

Junto a sus cuerpos decrépitos, vemos a las mujeres prostituidas prácticamente desnudas, siendo manoseadas por ese grupillo de despojos humanos nauseabundos.

Opini√≥n de N√ļria Gonz√°lez para eltaquigrafo.com
Opini√≥n de N√ļria Gonz√°lez para eltaquigrafo.com

Y quiero resaltar que as√≠ se ven todos los puteros, sea cual sea su aspecto f√≠sico. Como espec√≠menes infrahumanos que dan un asco infinito. Y me encantar√≠a que todos ellos leyeran este art√≠culo y se enteraran de cu√°nta repulsi√≥n provocan. Si lo hicieran, √©ste ser√≠a mi art√≠culo m√°s exitoso contando que cuatro de cada diez hombres son puteros en Espa√Īa. No olviden nunca ese dato cuando se junten con m√°s de cinco se√Īores a la vez y hagan sus apuestas.

Sin embargo, hablaba de dejav√ļ porque ya es un cl√°sico en la vida social de nuestro pa√≠s descubrir tramas corruptas y delincuenciales que gustan siempre de sellar sus tratos en los burdeles, disfrutando de todo lo que les ofrece el sistema prostitucional tan enraizado en nuestra tierra y en nuestra mente.

Y no me refiero s√≥lo a tramas de pol√≠ticos, como la de los ERE en Andaluc√≠a, sino tambi√©n a grandes empresarios, como el caso ‚Äú18 Lovas‚ÄĚ, en el que uno de los principales presuntos implicados en una red de explotaci√≥n sexual de mujeres, algunas menores y tuteladas, tambi√©n en Canarias, es uno de los empresarios hoteleros m√°s grandes de las islas y un reconocido ‚Äúpro-hombre‚ÄĚ de la sociedad canaria, hasta el punto de que fue galardonado, no hace mucho, por la Fundaci√≥n Mujeres presidida por la ex vicepresidenta del gobierno Mar√≠a Teresa Fern√°ndez de la Vega. Un gallifante para Mari Tere, por favor.

Feos, decr√©pitos, cutres y muy pesados. As√≠ son los puteros, que corruptos o no, socialistas, fascistas, liberales, comunistas, ricos o pobres, todos se encuentran en su cordial fraternidad bajo las luces de ne√≥n de los burdeles para dar cuenta del m√°s antiguo pacto del patriarcado que es la prostituci√≥n, que como bien define su el diccionario feminista Victoria Sau, ‚Äúes el acuerdo ancestral entre los hombres mediante el cual se reparten las mujeres, una para cada uno y unas cuantas para todos‚ÄĚ.

Mientras recordemos esa definición, no habrá paz para los puteros.

 

Comentarios